Pentecostés

El próximo domingo 5 de junio celebramos la fiesta de Pentecostés. Se celebra tanto en la religión judía como en la religión cristiana. Es la fiesta cristiana más importante después de la Pascua de Resurrección y la Navidad y quizás, la menos conocida, es por ello el ser de este artículo, donde vamos a conocer todo lo relacionado con esta fecha tan importante.

La palabra Pentecostés viene del griego y significa «el día quincuagésimo», es decir el 50. Y ese día se cumplen 50 días después de la Pascua, después del Domingo de Resurrección. Así pues, en el domingo de Pentecostés se pone término al tiempo pascual. Y todo se confirma con la venida del Espíritu Santo.

El domingo de Pentecostés se celebra siete semanas después de Pascua y marca la fecha de otras celebraciones como son: la Ascensión diez días antes de Pentecostés, Corpus Christi el jueves siguiente a Pentecostés, y la Santísima Trinidad el domingo siguiente de Pentecostés.

En Pentecostés, el Espíritu Santo se manifiesta a los apóstoles y así lo vemos en la Biblia. En el Nuevo Testamento, en Hechos de los Apóstoles, capítulo 2, se relata el descenso del Espíritu Santo durante una reunión de los Apóstoles en Jerusalén. Es el Espíritu que Jesús había prometido que enviaría del seno del Padre: “Y yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre” (Jn 14,16).

Este acontecimiento marca el nacimiento de la Iglesia y con ella, la propagación de la fe en Jesucristo. En sus inicios, los judíos celebraban esta fiesta de Pentecostés para dar gracias por las cosechas.

En España no es fiesta nacional, pero existen varios lugares tanto aquí, como en distintos sitios de Europa en los que se celebra de manera importante este día. En Almonte, Huelva, tiene lugar la celebración de la Virgen del Rocío, una romería multitudinaria en la que miles de personas y hermandades de España y Europa peregrinan hasta la aldea de El Rocío a caballo o en carro para conmemorar el Lunes de Pentecostés, día en el que sacan a la Virgen en procesión.

 

En Atienza, en la provincia de Guadalajara, también tiene lugar una fiesta denominada La Caballada. Esta fiesta ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, en la que los cofrades montan a caballo, realizan carreras, sacan a la Virgen de la Estrella en procesión y se pagan las curiosas “multas” en libras de cera al son de dulzainas y tamboriles.

En Italia era costumbre esparcir pétalos de rosas desde el techo de las iglesias para recordar el milagro de las lenguas de fuego. En Francia, era costumbre el toque de trompetas durante el servicio divino, con el objeto de recordar el sonido del poderoso viento que acompañó el descenso del Espíritu Santo. En Inglaterra, la nobleza se entretenía con carreras de caballos. En las vísperas de Pentecostés, en las Iglesias Orientales se realizaban servicios extraordinarios de genuflexión, acompañados por largas oraciones poéticas y Salmos. Para los festejos de Pentecostés, los rusos llevan flores y ramas verdes en sus manos.

Es tal la importancia de esta celebración que, como podemos comprobar, tiene un gran reconocimiento mundial.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋🏻
¿En qué podemos ayudarte?